M baja 23
Abanico de Gilda’s Closet. Fotografía: www.mercedessegovia.com

El abanico es un accesorio que acompaña al ser humano desde tiempos muy lejanos. Su historia corre paralela a la de la humanidad y su presencia como elemento de uso cotidiano ha sido documentada profusamente en todos los rincones del mundo.

Como muestran estas imágenes, antiguas civilizaciones como la egipcia, la griega y la romana  ya utilizaban los abanicos sobre todo para airearse, para ahuyentar insectos y para preservar alimentos del  calor.

 

 

images220px-Milano_-_Museo_archeologico_-_Vaso_apulo_con_Eros_-_Foto_di_Giovanni_Dall'Orto_-_25-7-2003

descarga

 

abanicos japón
Estampa de Utamaro de temática shunga donde dos habitantes de la ciudad o chonin disfrutan de su abanico

 

Según cuentan, el abanico manual plegable  fue  inventado en Japón por un artesano que utilizó para inspirarse las alas de los murciélagos y de ahí que lo primeros abanicos  recibieran el nombre de “Kawahori” que significa murciélago.  Cómodos  y manejables su uso se fue extendiendo progresiva y masivamente a lo largo del mundo y desde China hasta Europa se convirtieron en un complemento imprescindible en manos de hombres y mujeres, como elemento práctico y también como signo de autoridad o  de coquetería.

 

 

 

 

No está claro cuando se produjo la entrada de los abanicos en España pero ya en las crónicas de Pedro IV de Aragón  se cita como oficio “el que lleva el abanico” de los nobles que acompañaban al rey. También ese conservan imágenes de abanicos correspondientes a la época de la conquista musulmana y  las crónicas mexicanas hablan de hermosas piezas ornamentadas con plumas de aves exóticas que Moctezuma entregó a Hernán Cortés.

juana1551Cristobao Moura o Moro
Retrato de la Infanta Juana de Austria, de Antonio Moro (1519-1576)
fig-9-isabelinglaterragheeraerts1592
Retrato de Isabel I de Inglaterra (1592)

 

En los siglos XVII y XVIII el abanico plegable alcanza una gran difusión, especialmente en Italia, Francia, España e Inglaterra, pasando a ser un instrumento de distinción, elegancia y coquetería femenina; siendo, en opinión de Isabel I de Inglaterra, el único regalo que podía aceptar una reina.

 

 

 

 

 

 

El siglo XVIII fue el siglo del  el triunfo definitivo del abanico como complemento indispensable en el  vestuario de hombres y mujeres. En Europa se fabricaban abanicos para todo tipo de usos imaginables. Los había para momentos de luto, pintados en blanco, negro y gris; de satén para las bodas; y también para usar en el salón o el jardín. Algunos se impregnaban en perfume que al abanicarse desprendían su fragancia y servían para los largos paseos del verano. Llegaron también a fabricarse con pequeñas ventanitas o espejitos incrustados que permitían observar sin ser observados.

(Algunos modelos de abanicos que puedes adquirir en nuestra tienda online)

abanico lunares marrón abanico pequeñoleopardo negro

Nieves Alvarez con abanico
Nieves Alvarez con un abanico español. ABC

Los abanicos han jugado un rol protagonista  en la historia del coqueteo y  es que al resguardo de un abanico se hacían confidencias y se daban ánimos a un pretendiente tímido.  Además, una dama que se preciara no llevaba dos veces el mismo abanico a una fiesta.

En cualquier caso, el abanico se convirtió en  un arma  poderosa en las manos de una mujer que en aquellas épocas tenía muy  restringida su capacidad para expresarse.

En otra próxima entrada hablaremos de este lenguaje fascinante.

 

Fuentes: http://revistacultural.ecosdeasia.com/. Diario ABC. Museo del Traje. http://protocolo.org