Las mejores ocasiones para lucir bisutería son las bodas y eventos de las mismas características, ya que permiten adquirir diseños más elegantes, llamativos y vistosos porque las celebraciones se lo merecen.

Ya que no es algo diario sino esporádico y hay épocas más típicas que otras para celebrar eventos de esta categoría, también se enfrentan con más entusiasmo y esmero, teniendo especial cuidado en elegir lo más apropiado para el atuendo completo.Poniendo la atención que suscita una boda, rápidamente se piensa en el vestido, los zapatos y el bolso, pero tras esta complicada decisión, llega otra con los complementos de bisutería para bodas, especial como son pendientes, collares, pulseras, anillos y también algún broche y los tocados para el pelo, algo de rabiosa actualidad.

No es necesario que todos estos accesorios tengan que llevarse encima a la vez, sino más bien hay que considerar cuáles de entre ellos se está dispuesta a destacar y por qué. Y la razón puede estar en que el vestido sea ya muy sofisticado y la bisutería deba ser más discreta. O al revés. Y si hay una pieza como son los pendientes que es muy protagonista, quizá el collar no lo deba ser tanto, aunque en ocasiones el conjunto es obligado si el vestido lo admite.

Pulsera y anillo son dos complementos de bisutería con bastante enjundia para combinar correctamente, así que un anillo voluminoso requiere una pulsera discreta y viceversa. Cuando todo el conjunto es estridente, hay que despojarlo de elementos recargantes y no arriesgarse tanto.

En cuanto a los tocados para bodas, un complemento que a veces entra en la bisutería debido a la composición de la creación, ocurre algo muy parecido y conviene armonizarlo al final de todo el conjunto. Vestuario elegante requiere un tocado elegante pero irá en función de la estructura de la figura, la altura y las proporciones.

Los detalles brillantes, así como la pedrería, el encaje, el tul, la rejilla y la pasamanería, forman parte habitual de los tocados, pero también de algunos broches e incluso collares combinados con materiales metálicos.

Son ocasiones para dejar el reloj en casa y lucir unas manos que agarran un clutch o bolso de fiesta que también debe estar pensado para sumar y nunca estorbar.

Los pendientes son bazas interesantes, pero también los collares, el anillo y la pulsera. No tienen por qué ser un conjunto a juego pero a veces es una solución para no equivocarse.

bisuteria para bodas