En cuanto acaba el verano y los días languidecen, se impone la renovación del armario y supervisión de todo lo que vamos a conservar, lo que no, y lo que queremos adquirir o renovar. Y de entre la ropa y el calzado, también surgen los accesorios y complementos, detalles sin los cuales nos sentimos demasiado elementales a la hora de vestir. Así que nos detenemos en los broches para ropa, unos accesorios muy singulares que no pasan desapercibidos.

Muchas usuarias se confiesan incapaces de elegir broches y también de llevarlos puestos, pero por el contrario hay otro buen número de mujeres y jóvenes que comprenden bien el uso y aprovechamiento de estas piezas para hacer más interesante una prenda y un look.

Es cierto que la idea más inmediata es la de prenderlos en la solapa, pero la moda nos enseña que tienen bastante más aplicaciones, como en pañuelos de cuello, turbantes para el pelo, diademas, vestidos y también bolsos.

Y dado que los estilos de ropa son extremadamente variados y no siempre elegimos el mismo, con los broches se repite esta dinámica, así que los estilos de broches son muy variopintos.

Desde los que lucen las jovencitas adolescentes en sus prendas y complementos, pasando por los más formales que requiere la ropa formal de trabajo, hasta los más sofisticados y glamurosos broches que lucen en vestidos y tocados, así como en pañuelos y bolsos de fiesta (echa un vistazo a nuestra colección).

Pueden ser fetiches o joyas, confeccionados con materiales económicos, medianamente costosos o muy caros, todo en función de sus materiales y de la complejidad del diseño.

Si hablamos de broches de madera, de diferentes tipos de tejido o de cerámica, su precio será económico y destinado a la moda adolescente o público más joven. Y aunque no es necesariamente así, es normal que las usuarias adultas opten por diseños con estilos más sofisticados y con materiales que van desde la bisutería a la joyería.

Clásicos o innovadores, los broches para la ropa añaden clase y distinción si están bien elegidos. Y las mujeres que saben elegir broches los lucen con enorme elegancia, optando siempre por el mejor ejemplar para cada modelo de ropa y ocasión.

Discretos para el día y brillantes e impactantes para la noche, pudiendo valerse de su encanto y atractivo para ocasiones especiales como fiestas y eventos donde lucirlos y llamar la atención por ello. El resto del tiempo para el día a día, es mejor decantarse por piezas ligeras y poco llamativas.

Broche "Cuento de primavera" naranja, en nácar y ágatas - Hecho a mano - Alta Bisutería - Gilda's Closet