La diferencia entre bisuteria y complementos no siempre está muy clara para las usuarias consumidoras, pero hay una clave que orienta bastante y es que la bisutería identifica accesorios como pendientes, pulseras, collares, anillos y ahora también relojes de muñeca, así que otras piezas que no son estas, entran de lleno en el universo de los complementos. Y suelen ser pañuelos de cuello, cinturones, bolsos, carteras y billeteras, gafas de sol, sombreros, tocados, gorros, guantes y también medias y calcetines según el sector más purista.

Teniendo bien presentes estos mundos de variada y variopinta utilización en la moda, está claro que sin el correspondiente vestuario y calzado, estos complementos y también la bisutería, se quedarían fuera de juego. Por lo tanto, una vez clara la elección del vestuario básicamente, entra a jugar el siguiente paso como son los complementos elegidos, y por último la bisutería que combinará a la perfección con todo el look completo.

Los pendientes son un buen complemento de los sombreros pero no así los gorros de invierno por ejemplo. En primavera y verano son buenos aliados de sombreros, tocados y pamelas pero en invierno hay que ceñirse bastante a los pendientes discretos y de menor tamaño para adaptarse al rigor que imponen los gorros. Si el tocado es el sombrero de invierno, da más pie a utilizar pendientes de mayor volumen y diseño más sofisticado.

Las pulseras y anillos hacen buena combinación con los bolsos y carteras de mano, así que una  buena elección es armonizar bisutería con el bolso para aumentar el estilo. Lo mismo ocurre con los collares y los escotes amplios de vestidos, camisas y camisetas, ya que permiten lucir un o varios de estos artículos de bisutería tan protagonistas al llegar la primavera y el verano.

Las gafas de sol son un complemento que suele aportar un grado muy interesante de estética cuando el conjunto de entre un sombrero, unos pendientes y una gargantilla están bien elegidos. El sentido de las proporciones, el color y los estilos que se combinan terminarán aportando buen resultado al look definitivo.

Los cinturones son un complemento que puede entrar en armonía con la bisutería si el collar es lo bastante largo y el cinturón lo suficientemente significativo, por lo que una mirada de cuerpo entero con estos accesorios, determina la elección de ambos.

Por supuesto los guantes y bufandas en invierno alejan las posibilidades de lucir bisutería como pendientes, collares y anillos, por lo que definitivamente la primavera es la mejor estación para lucirlos.