Desde hace miles de años se utilizan los pendientes: se usaban ya en el antiguo Egipto y las personas que los utilizaban dejaban por sentado que eran de un status social superior, que si los llevaban era porque podían y se pavoneaban de ello. Los hacían de oro y plata principalmente, ya que eran los materiales más comunes en esa época y ellos mismos pedían que se les incrustaran piedras preciosas, cuantas más piedras, más rico era el portador de los pendientes.

Con el paso de los años los pendientes han seguido ocupando un lugar muy importante, de hecho tanto hombres como mujeres los usamos a diario, son un complemento importante en nuestra vestimenta. La moda de los pendientes de colores llegó en los años sesenta y setenta, fue entonces cuando nos dio por taladrarnos las orejas hasta el lóbulo. Nos poníamos tantos y cuantos cabían en las orejas, en ambas, aros, perlas, cruces, todo lo que se nos ocurría nos lo colgábamos de las orejas.

Hoy en día, estos accesorios siguen muy de moda pero los utilizamos con más conocimiento, aunque es cierto que hay personas que se atrevieron a dar el siguiente paso y se pusieron pendientes en otras partes del cuerpo: fue entonces cuando empezamos a ver adornos en las cejas, en la nariz, en los labios, en el ombligo, etc.

Muchos han llevado la moda de llevar pendientes más allá y los combinan con tatuajes. Para las que adoramos los pendientes pero en su justa medida, tenemos un amplio abanico de modelos, colores, materiales, tamaños… todo o que podamos imaginar puede ser hecho a la medida de las orejas. La moda de los pendientes de colores no pasará nunca, no dejará de estar a la orden del día. Estos accesorios se venden y cada vez más.

Y las compras online son beneficiosas para todos. Los compradores nos beneficiamos de los precios que nos ofrecen, de la comodidad de poder comprar desde casa, sin perder en calidad.

Las mujeres llevamos pendientes desde que nacemos prácticamente. No es raro que a los pocos días de nacidas somos llevadas a taladrar las orejas para la puesta de los primeros pendientes. Esta moda es ancestral y pasa de generación en generación. Los hombres también lo hacen, normalmente a partir de la edad de la adolescencia, cuando se hacen los agujeros y se ponen un pendiente habitualmente de oro o plata.

Esta tendencia seguirá por encima de los tiempos, por encima de las modas y por encima de todo: unos buenos pendientes nos dan personalidad y fuerza, nos otorga una seguridad en nosotras mismas.

¡Qué vivan los pendientes de colores!

Echa un vistazo también a este artículo y aprende a combinar tus pendientes con la ropa que llevas.

Pendientes. Pendientes largos. Pendientes hechos a mano. Bisuteria Fina. Joyeria. Gilda's Closet