Elegir los pendientes más elegantes según el conjunto que llevas no es una tarea tan simple como parece. Dado que el concepto elegante se opone a vulgar y a llamativo, diremos que los pendientes juegan un papel a la hora de resaltar la elegancia del conjunto incluso cuando las prendas son de última moda o de tendencia.

Porque estos accesorios también suelen presentar tendencia cada catálogo en primavera y en invierno, lo cual significa que van a complementar atuendos muy distintos dependiendo de la temporada. Pero sin duda la temporada estrella para lucir todo tipo de complementos de bisutería o joyas es la primavera y el verano, estaciones donde el colorido y la alegría en el vestir también tienen su protagonismo.

Hay pendientes de diseño reducido y delicado a la vez para que un conjunto elegante lo siga siendo, y también están los pendientes de tamaño regular e incluso grandes para atuendos más sofisticados, más desenfadados pero que no pierden por eso la elegancia.

Es el caso del estilo bohemian chic, que admite pendientes de buen tamaño, materiales distintos en bisutería normal y fina, pero que siguen el estilo de esta tendencia que ya se ha instalado en cada temporada.

Sin embargo, muy distinto es cuando se trata de un conjunto de ropa para una fiesta, un evento o una celebración en la que se requiere mayor grado de elegancia y significación. Si es una boda o una fiesta similar, los pendientes pueden jugar un papel destacado si hay un sombrero o un tocado, ya que enmarcan el conjunto del rostro. Y si además se luce un collar, los pendientes deben ser de tamaño medio o pequeño, bien de perlas o combinados con metal y otras piedras semipreciosas o preciosas de color o en tonos naturales.

Cuando se trata de un vestuario de corte formal pero elegante, como son las reuniones de trabajo u otras situaciones de carácter laboral u oficial, los pendientes deben estar presentes como complemento pero su importancia radica en la total discreción. Aros de tamaño pequeño, bolas tipo perla o combinados discretos cuyos diseños son apenas inapreciables pero perceptibles.

En el día a día y para cualquier actividad que no implique estos requerimientos formales, los pendientes pueden ser lucidos en forma de aros grandes medianos o de un largo intermedio. Excepto los que son de botón y clip de los años 50 y que ya se volvieron a utilizar en los 80, hay variedad de diseños que combinan bien con atuendos para el día a día y sin exigencias de corte laboral, por ejemplo.

Pendientes Cristal verde prado. Alta Bisutería. Gilda's Closet